“Actuar en Montserrat ha sido la guinda de la temporada”

José María Sáez, flautista del Quintet Cuesta, repasa la historia de la formación y valora el paso por el festival montserratino

Es el único músico superviviente de la formación nacida en 1981. Este flautista de Buñol ha visto como el Quintet Cuesta, formado para ser un complemento a los estudios de sus creadores, se ha convertido en un referente nacional en cuanto a la música de cámara. Sáez estuvo ayer con el grupo en la SIMC de Montserrat, lugar en el que el flautista ya actuó cuando todavía era estudiante. Sin duda, una vuelta a casa.

El Quintet Cuesta es ya una formación consolidada en el panorama nacional. ¿De dónde nace la idea de crear el grupo y cómo fueron los inicios?

El quinteto se fundó en año 1981, recuerdo el primer concierto un 11 de marzo. Entonces éramos estudiantes y de aquella formación solo quedo yo. El quinteto nació para ser un vehículo para trabajar la música de cámara desde el alumnado, pero poco a poco fuimos cambiando los componentes hasta consolidarse, especializarse y llegar a ser lo que hoy en día es el quinteto.

Después de tantos años de actuaciones, la formación ha viajado por toda Europa y parte de Suramérica actuando en los mejores escenarios. Llegar a donde se ha llegado no habrá sido fácil.

 Fácil no ha sido, desde luego. Aunque es un trabajo poco reconocido a nivel de multitudes porque se suele trabajar en auditorios más pequeños y especializados, entrar en este mundo es complicado, y más si se tiene en cuenta que dentro de los grupos de cámara un quinteto de viento es una agrupación muy diversa. Conjuntar la sonoridad y conseguir un equilibrio es muy complejo entre una flauta, un oboe, etc. Otros quintetos como el de cuerda lo tienen más fácil al ser de la misma familia.

Y el calendario, ¿os aprieta o tienen tiempo para compaginar los trabajos con el quinteto?

Por suerte somos todos profesores del Conservatorio Superior de Valencia y tenemos por parte de nuestra directiva y nuestro entorno flexibilidad para poder llevar a cabo sin ningún problema nuestros conciertos, siempre y cuando no faltemos a nuestras obligaciones.

Además de en Montserrat, ¿cuáles son sus próximas actuaciones? ¿Algún proyecto de futuro interesante?

Tenemos un proyecto del que hemos hecho ya algunos conciertos. Se trata de la fusión con la Spanish Brass, un quinteto de metales. Nosotros somos una de las referencias en España en cuanto a la música de cámara y la Spanish Brass es la referencia en cuanto a metales. En este proyecto estamos trabajando con obras originales, encargos y estrenando obras. Además, con el quinteto también tenemos conciertos en el Palau, con repertorio que gira en torno a música contemporánea, estrenos, etc. Aunque ha bajado en los últimos años nuestra actividad, seguimos teniendo el calendario bastante ocupado.


Realmente, ¿qué supone para usted y para el quinteto actuar en Montserrat?

A Montserrat yo ya venía a actuar cuando era alumno. Por lo tanto, regresar ahora con el quinteto es como volver a casa. Además, se trata del concierto que cierra nuestra temporada. Los componentes de la banda tenemos muy buena relación con Vicente Campos y nos ha ilusionado mucho estrenar las dos obras. Ha sido la guinda de la temporada.

Su repertorio va desde el clásico hasta la música del siglo XXI. ¿Cuál es el programa elegido para la SIMC y por qué razón lo eligieron?

La primer parte interpretamos las dos obras premiadas por el festival, para una de las cuales contamos con la ayuda de un violín, cello, piano y percusión. Respecto a la segunda, quisimos hacer un guiño a la música francesa con una sonata y el Sextour de Francis Poulenc. Esta última obra se trata de un quinteto de viento más piano, una obra muy colorista, tímbrica, típica de la música francesa que al público de Montserrat, como era previsto, le gustó mucho.

Y por último, ¿qué mensaje mandan a las instituciones y a toda la gente de Montserrat y de alrededores que visita la SIMC cada año, los cuales son el principal activo para que este festival se desarrolle cada año?

A los vecinos de Montserrat les animo a que sigan apostando por el festival. Es muy importante la gesta que se ha conseguido en el municipio, de situar la SIMC en el punto de mira nacional de la música de cámara en verano. Vicent Campos y su equipo consiguen cada año que el festival se mantenga a un alto nivel con mucho esfuerzo, y este esfuerzo debe de provenir de todos los ámbitos: instituciones públicas, patrocinadores y la gente del pueblo. Montserrat, y también Valencia, no pueden permitirse que se pierda un festival que ya es un clásico veraniego.

Comments are closed.